Que levante la mano quien no ha escuchado alguna vez (o miles) a su profesor de inglés diciendo: “Por favor, no os olvidéis de repasar vuestras redacciones (writings) antes de entregarlas”.

¿Y lo hacemos? ¡No!. Pero ni niños ni adultos, aquí fallamos todos.

 

Según mi experiencia, entre las razones por las que no repasamos lo escrito o lo hacemos erróneamente se encuentran las siguientes:

 

– Estamos cansados (simple y llanamente) y no nos apetece. Y más si hemos terminado nuestro ensayo o artículo a última hora para poder entregarlo a tiempo.

 

– En 2 minutos hay que entregar el examen y, total ya, de perdidos al río, ¿para qué repasar?.

 

Releemos lo escrito pero lo hacemos tan rápido y mecánicamente que no nos damos cuenta de ningún fallo.

 

-Mientras elaboramos nuestra redacción no hemos consultado ninguna de las dudas (véase www.popupenglish.es/recursos-a-la-hora-de-traducir) que nos han surgido (siempre que sea posible), o no hemos hecho un pequeño esquema previamente con los puntos de los que queremos hablar.

Resultado: si nos hemos equivocado o nos hemos dejado algún párrafo ni nos daremos cuenta.

 

Desde Pop Up! os proponemos las siguientes pautas:

 

– Sabemos la fecha de entrega de nuestro trabajo (deadline), así que previsión + planificación= éxito.

 

– En el mismo sentido,si tratamos de acabarlo con,por ejemplo, un día de antelación, podremos dejarlo “reposar” y cuando al día siguiente lo retomemos para su revisión, seremos capaces de ver lo ya escrito con tranquilidad, desde otra perspectiva, y más frescos para detectar posibles errores.

 

– Si releemos nuestra redacción nada más terminarla, ya podemos hacerlo 70 veces seguidas que no encontraremos ningún fallo. ¿Qué hacemos? Dejársela a un compañero para que le eche un ojo. Esa tercera persona no está predispuesta por lo escrito y verá nuestra redacción de una manera totalmente objetiva y será más fácil que localice errores gramaticales, de expresión,etc.

No nos tiene que dar miedo o vergüenza mostrar lo escrito a otros para que nos ayuden,ya que nos va a hacer mejorar mucho nuestra expresión escrita.

 

– Practicar el “error spotting“. Una de las habilidades básicas a desarrollar en el aprendizaje de un idioma es conocer cuáles son nuestros puntos débiles:

  * Mal uso de las preposiciones (e.g.: listen -> to).

  * Falta de concordancia sujeto- verbo (normalmente será un uso incorrecto de la tercera persona del singular: “she plays”, no “she plays”.

  * Uso incorrecto de los adjetivos/ adverbios: -ing/ -ed ( e.g.: “I’m interested in practising a new sport” ≠ ” This sport is very interesting”.

  * Confusión many/much: sustantivos contables/ incontables (“There are many books in my room” ≠ ” I don’t have much time”).

   * Uso de “linking words” (conectores) incorrecto.

   * Etc.

 

Pues bien, conociendo nuestras “debilidades” tendremos ventaja a la hora de revisar nuestros escritos ,ya que podremos centrarnos en buscar aquellas estructuras, palabras,etc que nos causan más problemas y asegurarnos de que son las correctas.

 

– Finalmente, es esencial a la hora de redactar cualquier texto hacer un pequeño borrador con la estructura que tendrá el artículo/ensayo/email/etc incluyendo las ideas o palabras clave de cada uno de los párrafos. De esta manera, al tener la estructura clara desde el principio redactaremos con más confianza,sabiendo que no nos dejaremos argumentos clave por el camino.

 

Pautas sencillas y rápidas pero muy efectivas ¿No os parece?.

122 View

Leave a Comment